Estrategias de mitigación después de 2015: NAMA

estrategias-de-mitigacionEstrategias de mitigación después de 2015: NAMA

Bastiaan Louman
Líder del Programa de Cambio Climático y Cuencas
CATIE

El lunes 18 de noviembre asistí a dos eventos sobre Nationally Appropiate Mitigation Actions (NAMAs) en el marco de las negociaciones sobre el cambio climático en Varsovia.

Desafortunadamente el viernes había llegado demasiado tarde para escuchar que los ingleses y alemanas habían aprobado cinco NAMAs para ser financiados, uno de ellos, y el único en el sector de uso de la tierra, el NAMA de café en Costa Rica. Así que sentí que debía averiguar lo nuevo en el desarrollo de los NAMAs, y en buena hora, pues tres organizaciones de las Naciones Unidas (UNFCCC, UNDP y UNEP-Risoe) se unieron para preparar y ahora presentar una guía para el diseño de NAMAs, el cual está disponible en http://www.lowemissiondevelopment.org/docs/resources/Guidance_for_NAMA_Design_2013_.pdf.
El diseño está basado en experiencias existentes en el desarrollo de NAMAs y tiene varios aspectos interesantes:

1) Su enfoque en políticas y estrategias en el marco de prioridades nacionales en vez del enfoque de metas de reducción (o secuestro) de emisiones de carbono.

2) Un enfoque de construcción de fuentes de financiamiento que parte del financiamiento disponible en el presupuesto nacional, orientado a definir barreras o condiciones habilitadoras para el proceso. De ahí proponen buscar financiamiento internacional público (e.g. del fondo verde del clima o Green Climate Fund) para apoyar la ceración del entorno habilitador y al final el financiamiento privado (nacional e internacional) para consolidar los esfuerzos de mitigación.

3) Un enfoque de monitoreo que parte del monitoreo de los impactos sobre el logro de los objetivos de desarrollo sostenible. Además, agrega el monitoreo de impactos sobre las emisiones, dependiendo de las exigencias impuestas o negociadas en el marco del financiamiento. Asimismo, proponen que se requiere de un “conglomerador del financiamiento”.

¿Les suena conocido esto? Conocido o no (pienso en el Programa de Pago por Servicios Ambientales en Costa Rica), parece ser una buena evolución desde los acuerdos del Mecanismo de Desarrollo Limpio, los cuáles no lograron una distribución equitativa de los beneficios, ni el respaldo global necesario para alcanzar un calentamiento global menor a los 2 oC, acordados en Copenhague en 2009 (un famoso acuerdo que no fue acuerdo hasta su ratificación en Cancún, en 2010).

Esta propuesta permite el reconocimiento de esfuerzos nacionales, busca la integración de consideraciones del cambio climático en las estrategias nacionales de desarrollo sostenible y para ser financiados no requiere de la venta de los derechos sobre el carbono a los países desarrollados (los créditos normalmente quedarían en el país), aunque permite la venta si el país productor considera que sea de su interés; por ejemplo, una vez que ha cumplido con sus propias metas de reducción de emisiones.

Según Karine Hertzberg, representante del Ministerio de Ambiente de Noruega, la esperanza de los negociadores es que esta propuesta de NAMAs logre convencer a la mayoría de los países para que establezcan sus propias metas de reducción de emisiones dentro de las realidades de su país. Reconociendo, sin embargo, que habrá que pensar en financiamiento temprano para los países más pobres.
Definitivamente esta propuesta de NAMAs llama la atención. Por lo que vale la pena seguir de cerca los primeros proyectos pilotos en Costa Rica (café), Colombia (manejo de basura), Chile (transporte) y México (construcción). Una organización interesante de seguir sería el Centro para Políticas del Aire Limpio (CCAP), quienes apoyan el proceso de Colombia.