Áreas de producción de café en América Latina son amenazadas por el cambio climático

  • Las abejas, quienes aportan a la polinización, pueden ayudar a reducir el impacto del cambio climático sobre este cultivo

20 de setiembre de 2017. Según una reciente investigación de la Unidad de Modelado Ecosistémico e Hidrológico del CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), el aumento en la temperatura y el cambio de los patrones de precipitación a causa del cambio climático pueden reducir la idoneidad de las tierras en donde se cultiva café en América Latina hasta en un 88% para el 2050.

Además, incluso las áreas de cultivo de café que probablemente seguirán siendo adecuadas o que se expandirán en el futuro podrán estar en problemas debido a que las abejas, las cuales ayudan a polinizar el café, serán también afectadas por el cambio climático.

Estos hallazgos forman parte de una investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), y es la primera en estudiar la relación que existe entre el café, las abejas y el cambio climático.

La investigación prevé pérdidas mucho más grandes de regiones cafetaleras que las evaluaciones globales anteriores, mostrando las mayores caídas proyectadas en Nicaragua y Honduras.

No obstante, también muestra algunos ligeros aumentos en la aptitud del café en partes de México, Guatemala, Colombia y Costa Rica, principalmente en áreas montañosas, donde se espera que las temperaturas beneficien la producción del  café y existan poblaciones de abejas más robustas.

“La actividad más importante que realizan las abejas es la polinización. Algunas plantas dependen completamente de la ayuda de los animales para polinizarse, principalmente de insectos que asisten en el proceso, mientras que otras especies pueden auto-polinizarse. Se ha demostrado que las abejas ayudan a aumentar en un 20 y 25% la producción de café y mejoran la calidad del grano. El cambio climático va afectar la distribución tanto del café como de las abejas y por ende el servicio de polinización”, explicó Emily Fung, autora del estudio e investigadora del CATIE.

Pablo Imbach, también autor del estudio e investigador del CIAT, detalló que esta es la primera ocasión en la que el impacto del cambio climático sobre los polinizadores de café ha sido estudiado.

De acuerdo con Fung, existen estrategias de adaptación que el productor puede poner en práctica para mejorar su producción de café y la polinización de las abejas, entre ellas, proveer hábitat a las abejas en zonas cercanas a los cultivos de café, a través de la protección de franjas de bosque y de especies nativas que brinden alimentación y refugio a las abejas; así como mantener paisajes agrícolas heterogéneos y aumentar la diversidad de plantas en los márgenes de las fincas  y cercas vivas.

El desarrollo de este estudio se llevó a cabo durante el 2015 y 2016, con el apoyo financiero de Conservación Internacional (CI) y contó con la colaboración de investigadores de diferentes instituciones del mundo.

 

Mayor información:
Karla Salazar Leiva
Comunicadora
Tecnología de Información y Comunicación
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Emily Fung

Investigadora

Unidad de Modelado Ecosistémico e Hidrológico

Programa de Bosques, Biodiversidad y Cambio Climático

CATIE

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.