Proponen que los árboles en finca monitoreen el progreso de los paisajes agrícolas hacia un manejo sostenible

  • Proyecto ejecutado en Honduras identifica actores clave para impulsar el tema y seleccionar los sitios piloto para desarrollar los estudios pertinentes

Gracias al apoyo financiero de la Iniciativa Internacional para el Clima (IKI) de Alemania se ejecuta un proyecto que ayudará a Honduras, y a otros cuatro países (Indonesia, Ruanda, Uganda y Perú), a incorporar el potencial de los árboles en fincas en la implementación de la Estrategia Nacional de Biodiversidad; la cual tiene el mandato de transferir las metas de la Convención de Biodiversidad de las Naciones Unidas (UNCBD) denominadas “Aichi” al contexto nacional.

El proyecto tiene una duración de cuatro años (2018-2022) y fue diseñado por un consorcio de instituciones liderado por el Centro Mundial para la Agroforestería (ICRAF) e integrado por el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), la Universidad George-August de Gottingen y la Universidad Leibnitz de Hanover, ambas de Alemania.

De acuerdo con Edwin García, coordinador del proyecto CATIE-Honduras, la reciente reunión de la Convención de las Naciones Unidas para la Conservación de la Diversidad Biodiversidad (UNCBD), que incluyó la decimocuarta reunión de la Conferencia de las Partes (COP14) hizo un llamado a los tomadores de decisiones de más de 190 países presentes para que intensifiquen los esfuerzos para detener la pérdida de biodiversidad y proteger los ecosistemas que apoyan la seguridad, la salud del agua y los alimentos para la humanidad.

“Una de las discusiones importantes es sobre encontrar alternativas innovadoras para incorporar la biodiversidad en los sectores centrales de las economías nacionales, incluida la agricultura. A medida que los bosques están disminuyendo, y también los servicios de los ecosistemas que brindan, se debe hacer esfuerzo por restaurar algunos de estos servicios vitales en tierras agrícolas”, explicó.

Para García, los árboles en fincas cumplen un papel fundamental en la prestación de algunos de los servicios que los bosques brindan, tales como biodiversidad en el paisaje mediante la conservación in situ, conectividad de hábitats silvestres fragmentados, conservando la biodiversidad del suelo y la agrobiodiversidad. Así como, beneficios para la mitigación y adaptación al cambio climático a través del secuestro de carbono, y la diversificación de los ingresos.

“La meta 7 de Aichi estipula que para 2020 las áreas de agricultura, acuicultura y silvicultura se manejan de manera sostenible, lo que apoya la conservación de la biodiversidad. Sin embargo, esta meta no está bien representada en las sstrategias y planes de acción nacionales de biodiversidad. Por esta razón, el proyecto Árboles en Finca propone que los árboles en finca sean incluidos como uno de los indicadores para medir y monitorear el progreso de los paisajes agrícolas hacia un manejo sostenible”, expresó García.

En Honduras el proyecto se encuentra en el proceso de identificar actores clave para impulsar el tema de y seleccionar los sitios piloto para desarrollar los estudios pertinentes.

García indicó que el CATIE junto con la Dirección de Biodiversidad del Ministerios de Ambiente y Recursos Naturales (DIBio-Mi Ambienete), punto focal del proyecto en el país, visitaron la zona de Trojes, El Paraíso, al ser este uno de los sitios potenciales para el proyecto. Durante esta visita se desarrolló un mapeo de actores y se visitaron fincas. Luego, se llevó a cabo una serie de reuniones bilaterales con algunos de los actores clave en el territorio; entre los cuales resaltan las reuniones con funcionarios de MiAmbiente de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), el Instituto Nacional de Conservación Forestal (ICF) y el programa PROGRESA, ejecutado por SwissContact, quienes impulsan el rubro de cacao en la zona. Todos los actores contactados manifestaron su interés en el proyecto y se pusieron a disposición para participar en las actividades del mismo.

También, se aprovechó la reunión de la Mesa de Seguridad Alimentaria de El Paraíso para socializar el proyecto. En este evento participaron alrededor de 16 personas representantes de diversos sectores en la zona, entre los cuales estaba el alcalde municipal de Danlí, y el director Nacional de la Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria Nutricional (UTSAN).

 

Mayor información

Edwin Garcia
Proyecto IKI-TonF-Honduras
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

El Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) apoya esta iniciativa sobre la base de una decisión adoptada por el Bundestag alemán.