Restauración de los ecosistemas urbanos: acción crucial para la resiliencia de las ciudades ante eventos climáticos extremos

  • La investigación fue realizada por el CATIE en Turrialba y muestra la gestión de ecosistemas urbanos como elementos cruciales para ciudades más resilientes frente a eventos climáticos, tales como las pasadas inundaciones en el cantón, así como avanzar hacia su sostenibilidad.

16 de septiembre de 2021. La investigación “Análisis del componente arbóreo y su contribución a los servicios ecosistémicos en la ciudad de Turrialba, Costa Rica” surge ante la necesidad de proporcionar evidencia científica sobre el rol que cumple la infraestructura verde en la generación de servicios ecosistémicos, así como los beneficios para las personas que habitan en un determinado lugar.

Para este caso en particular, la infraestructura verde está representada por los árboles que todavía se encuentran en el casco urbano de la ciudad de Turrialba.

El estudio realizado en CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) por las y los investigadores Laura Benegas Negri; Adolfo Rojas; Alberto Iraheta y Jeanette Cárdenas, muestra la gestión de ecosistemas urbanos como elementos cruciales para construir resiliencia en las ciudades y avanzar hacia su sostenibilidad.

Dentro de los principales hallazgos se determina que, el valor de los servicios ecosistémicos de secuestro y almacenamiento de carbono, así como el valor estructural de los árboles en la muestra seleccionada, según las 18 especies de árboles identificadas, generan más de 60.000 USD que se derivan de los servicios ecosistémicos mencionados.

Además, como parte del resultado más relevante según el contexto actual del cantón, se demuestra que mantener las franjas ribereñas del río Turrialba (franjas de tierra junto al río) y sus tributarios aporta la mayor cantidad de servicios ecosistémicos provenientes de los árboles, los cuales todavía se albergan en la ciudad y donde existe un importante potencial para incluir nuevas plantaciones.

Este último hallazgo se ha podido corroborar con más fuerza luego de las recientes inundaciones que sufrió el cantón de Turrialba el 22 de julio de 2021, donde se pudo observar que los márgenes que aún conservaban árboles en las riberas, resistieron a los desbordes causados por el exceso de agua, así como a los deslizamientos o pérdida de edificaciones.

“Con ello se evidencia que una estrategia que busque reconstruir mejor y en forma más segura a la ciudad de Turrialba debe contemplar la restauración de esa infraestructura verde de manera ordenada y estratégica, combinándola con infraestructura gris donde sea imprescindible, y por supuesto, atendiendo la reubicación de las personas asentadas en los sitios más vulnerables ante otros eventos de igual o mayor magnitud que se pueden presentar en el futuro”, expresó Laura Benegas, autora de la investigación y coordinadora de la Unidad de Cuencas, Seguridad Hídrica y Suelos (UCSHS) en CATIE.

Eventos climáticos como las inundaciones, determinan la necesidad urgente de aumentar el componente arbóreo de las regiones en combinación con el control de torrentes y la reorganización espacial que posibilite la recuperación de riberas. Asimismo, Benegas recomienda el mantenimiento de zonas permeables y creación de corredores biológicos a lo largo del río.

“Es fundamental que para organizar y poner en marcha las medidas ejemplificadas, se invierta tiempo y recursos en el corto, mediano y largo plazo para la elaboración e implementación de los planes locales de emergencia, y que estos se integren al abordaje interdisciplinario en los trabajos de conservación y/o restauración urbana a través de un Plan de manejo de cuencas urbanas con énfasis en la gestión del riesgo y la restauración del ecosistema urbano”, destacó la investigadora.

Debido a los diferentes eventos hidrometeorológicos extremos que se presentan con mayor frecuencia debido a la crisis climática, es imprescindible contar con la voluntad política y social que permitan operar y construir la resiliencia en las ciudades. Para ello se destaca el mapeo de reservas urbanas potenciales de restauración que funcionen como guía a la hora de planificar localmente; incorporar la dimensión socio-ambiental de esta rehabilitación para contemplar las necesidades de la población, así como incentivar la valoración económica que rescate como símbolo a las especies biológicas presentes en la zona.

Actualmente, la UCSHS lidera un Comité Técnico Asesor de la Municipalidad de Turrialba como parte de un plan de acción debido a las pasadas inundaciones. Dicho comité está integrado por la Comisión para el Ordenamiento y Manejo de la Cuenca del Río Reventazón (COMCURE), el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Municipalidad de Turrialba, Universidad de Costa Rica, además de la Unidad de Economía, Ambiente y Agronegocios Sostenibles en CATIE y la oficina de alianzas globales bajo el seguimiento de la subdirección general.

Si desea leer el artículo científico de la investigación, puede ingresar aquí.

 

Mayor información:

Laura Benegas Negri, PhD
Coordinadora Unidad de Cuencas, Seguridad Hídrica y Suelos
Coordinadora Maestrías en Manejo y Gestión de Cuencas Hidrográficas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Redacción:

Dannia Gamboa Solís
Asistente de comunicación
Tecnología de Información y Comunicación
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.