Nueva herramienta revela grado de amenaza que enfrentan ecosistemas de Costa Rica



La investigación, desarrollada por UICN y CATIE, permitió conocer cuáles son los ecosistemas más vulnerables del país

19 de marzo de 2014. Tras desarrollar una nueva herramienta, conocida como la Lista Roja de Ecosistemas, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) revelaron que los ecosistemas de Costa Rica presentan diferentes grados de amenaza y que de no tomarse acciones algunos de ellos podrían dejar de funcionar, lo cual causaría una reducción en la provisión de servicios ambientales claves para el ser humano.

La herramienta, la cual se presentó en el marco del IV Congreso Mesoamericano de Áreas Protegidas, permitió identificar los ecosistemas del país que están siendo amenazados, debido principalmente a una reducción de su tamaño a través del tiempo y a los efectos de acciones como el cambio de uso de la tierra y la tala ilegal, entre otras.

De acuerdo con Bernal Herrera, director de la Cátedra Latinoamericana de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos “Kenton Miller” del CATIE, entre los ecosistemas de Costa Rica más amenazados se encuentran aquellos que se ubican en las llanuras de San Carlos, llanuras de Tortuguero y la Península de Osa y zonas aledañas.

“Alrededor de una tercera parte de los ecosistemas del país, de 42 identificados, se encuentran actualmente amenazados”, comentó Herrera.

Además, Herrera aclaró que estos primeros resultados requieren de investigaciones adicionales, no obstante, son de gran importancia para el país ya que le permitirán a las instituciones y organismos involucrados en el tema priorizar acciones de conservación y manejo para revertir los impactos que están sufriendo tales ecosistemas.

Para José Courrau, oficial senior en Áreas Protegidas de la UICN, la Lista Roja de Ecosistemas es un mecanismo para entender los efectos del cambio climático y la acción del ser humano sobre los ecosistemas, los cuales nos ofrecen múltiples beneficios, como el agua, la electricidad y el aire puro, pero no siempre son valorados.

Courrau explicó que Costa Rica es uno de los primeros países del mundo en donde se desarrolló esta herramienta para medir el estado de sus ecosistemas y que se trata de un proyecto implementado por la Comisión y el Programa de Manejo Ecosistémico de UICN, en colaboración con la Comisión de Supervivencia de Especies y el Programa Global de Especies de dicha organización.

Los criterios que utilizó la Lista Roja de Ecosistemas para definir las categorías de riesgo fueron cinco. Dos de ellos están vinculados con la distribución histórica del ecosistema y evaluaron su pérdida total y su distribución en el tiempo.

El otro criterio analizó la declinación de factores bióticos del ecosistema, mientras que los dos últimos evaluaron los factores abióticos y la pérdida de la funcionalidad del ecosistema completo.

La idea de desarrollar esta herramienta, la cual cuenta con el apoyo financiero de de la Fundación Gordon y Betty Moore, surgió en el IV Congreso Mundial para la Naturaleza 2008, con el fin de implementar estándares comparables para ecosistemas.

Mayor información:
Patricia Ugalde
Coordinadora de Comunicaciones
UICN
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Karla Salazar Leiva
Oficina de Comunicación e Incidencia
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.