Semillas del CATIE son conservadas en un depósito mundial en el Ártico

  • Institución mantiene relación con el Depósito Mundial de Semillasde Svalbard desde hace cuatro años

27 de agosto de 2015. Este 27 de agosto, José Joaquín Campos, director general del CATIE, junto a Luis Felipe Arauz, ministro de Agricultura de Costa Rica, científicos y delegaciones de Perú, Costa Rica y Noruega visitaron el Depósito Mundial de Semillas de Svalbard, en donde estaban siendo almacenadas a perpetuidad distintas variedades de papa, con el fin de preservarlas para las futuras generaciones.

El Depósito Mundial de Semillas de Svalbard se sitúa al norte del Círculo Polar Ártico, en Noruega, su funcionamiento es financiado conjuntamente por el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos y el Gobierno de Noruega. Actualmente, cuenta con más de 860.000 semillas de cultivos alimentarios de todo el mundo; entre ellas semillas que forman parte de las colecciones de germoplasma del CATIE, las cuales son consideradas como de importancia para la seguridad alimentaria de la región.

Entre 2011 y 2012, el CATIE realizó cuatro envíos a Svalbard para hacer un duplicado de seguridad de sus materiales conservados. “En total se han enviado 36.100 semillas de 724 accesiones pertenecientes a 13 cultivos, los cuales incluyen canavalia, chile, crotalaria, cucurbitas, tomate, frijol, vigna, maíz, uchuva, amaranto, gandul, solanum y lablab. Estas muestras enviadas provenían de 19 países de cuatro continentes”, detalló William Solano, investigador del CATIE.

Al enviar materiales a Svalbard el CATIE asegura la conservación a largo plazo de los cultivos alimenticios de Mesoamérica y la base de nuestros alimentos diarios, lo que permitirá disponer a futuro de semillas valiosas para continuar afrontando los desafíos de la agricultura.

“El valor de las colecciones de germoplasma del CATIE es incalculable, volver a establecer una colección como esta resultaría imposible por lo que la posibilidad de perderla es simplemente inaceptable. El Depósito Mundial de Semillas de Svalbard y el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos nos ofrecen la posibilidad de asegurar a perpetuidad la conservación de este patrimonio de la humanidad”, señaló Campos.

 

Proyectos en marcha

El CATIE en estos momentos distribuye germoplasma mejorado de cacao y café con resistencia a monilia y roya, respectivamente, y en ambos casos con una productividad muy superior a los materiales tradicionales y una calidad organoléptica excepcional.

Para Campos, las colecciones del CATIE son y serán la base genética para futuras reintroducciones en sitios en donde, por ejemplo, se hayan desaparecido las fuentes locales, tal como se ha hecho en comunidades indígenas de Costa Rica. También, constituyen la base para los programas de mejoramiento genético, los cuales le han permitido a la institución producir materiales más resistentes.

Por otra parte, el Centro está evaluando de forma participativa con agricultores de Centroamérica germoplasma de tomate, chile, ayote, yuca y camote. Según Solano, la intención es que los agricultores sean los que elijan los mejores materiales evaluados de acuerdo a sus preferencias tanto de campo como de mercado.

 

Mayor información:

Karla Salazar Leiva
Comunicadora
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.