Proyecto sienta bases para propiciar conservación y bienestar en 14% del territorio costarricense

Karla Salazar Leiva

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Priorizar acciones dirigidas a conservar su patrimonio natural y mantener la provisión de servicios ecosistémicos como agua, aire limpio, alimento, turismo, regulación del clima e inundaciones, entre muchos otros, forman parte del apoyo que brindó del CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), a través de su Programa de Producción y Conservación en Bosques, a la población de seis corredores biológicos y a las cerca de 70 organizaciones que construyeron conjuntamente una visión para manejar su territorio.

Este trabajo se realizó en el marco del proyecto Desarrollo de procesos de planificación estratégica para contribuir a restablecer y mantener la conectividad y la provisión de servicios ecosistémicos esenciales para el bienestar humano, y está orientado a mantener ecosistemas únicos en el país como el bosque nuboso, robledales del cerro de la Muerte y una variedad de humedales de importancia nacional e internacional, como las turberas y el yolillal. También, se protegerán ríos de gran valor, tales como, Reventazón, Pacuare, Savegre, Tortuguero, Diriá, Cañas, Sarapiquí y San Carlos, entre otros.

Igualmente, especies en peligro de extinción como el jaguar, el manatí, la tortuga verde, el podocarpus, el cual es un árbol único de Costa Rica, serán conservadas al implementarse las acciones propuestas para disminuir las amenazas que los ponen en riesgo.

“A nivel nacional, el trabajo de estos seis corredores biológicos, que representan el 14% del territorio nacional y que mantienen el 13% de la totalidad de los bosques del país, contribuirá con los objetivos que Costa Rica asumió ante la comunidad internacional” expresó Lindsay Canet, coordinadora del proyecto, en referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), las Metas de Aichi y los Acuerdos de París.

“Más de 650 mil personas se beneficiarán de forma directa si las organizaciones tienen éxito en la ejecución de las acciones y si la inversión financiera de parte de la agencias de cooperación internacional es canalizada para estos fines”, detalló Canet.

Guiar a las municipalidades para incluir el tema de conservación dentro de su ordenamiento territorial y construir agendas de conservación e investigación serán igualmente priorizadas.

La rendición de cuentas sobre los impactos alcanzados ante la sociedad costarricense, las agencias de cooperación y la comunidad internacional, será posible a través del seguimiento continuo del impacto que las acciones están teniendo para alcanzar la visión propuesta.

El proyecto implementado por el CATIE trabajó durante tres años en los corredores biológicos de Los Santos, Volcánica Central-Talamanca, Quetzal-Tres Colinas, Colorado-Tortuguero, San Juan-La Selva y Diriá, y contó con el apoyo financiero del Fondo del Primer Canje de Deuda por Naturaleza EEUU-CR.

 

Mayor información:

Lindsay Canet

Investigadora

Programa de Producción y Conservación en Bosques

CATIE

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.