Validan con productores uso de marango como alternativa para tratar el agua

Karla Salazar Leiva

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La zona norte del Corredor Seco de Nicaragua es una de las zonas más afectadas por la pobreza y el fenómeno de El Niño, presentando largos períodos de sequía que afectan a a la población. Ante este panorama, como una forma de adaptarse a las condiciones de déficit de agua, los productores de la zona han construido reservorios para cosechar el agua de lluvia. No obstante, esta agua debería ser tratada para ser utilizada y evitar problemas de salud.

Considerando esta problemática, el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) se encuentra ejecutando en la zona el proyecto Promoting adoption of Moringa sp. as an alternative to improve poor farmer lives in the Northern dry corridor of Nicaragua, una iniciativa financiada por la Cooperación Suiza en América Central (COSUDE), cuyo objetivo es validar el uso del marango como una alternativa de bajo costo para el tratamiento de agua en el país.

En el país existe la demanda y la necesidad de satisfacer el derecho humano al consumo (doméstico y agropecuario) de agua limpia.

El proyecto comenzó a implementarse en julio de 2015, con el apoyo local del Instituto de Promoción Humana (INPRHU Somoto) y actualmente existen 20 fincas piloto de familias productoras en los departamentos de Madriz y Nueva Segovia valorando el uso del marango para tratar el agua de lluvia; esto a través de la metodología de las Escuelas de Campo (ECA).

“Necesitamos conocer los beneficios y usos del marango y si esta planta puede purificar el agua de nuestros reservorios, porque ahorita la que captamos está contaminada y así la estamos utilizando para el consumo animal y ciertas actividades de la casa”, indicó Ramiro Montoya, productor de la comunidad Los Ranchos, en Somoto.

En total, el proyecto ha establecido 10 ECA, con las cuales se han fortalecido las capacidades de más de 40 personas.

“Esta investigación contribuye a la Estrategia de Fomento al Cultivo, Uso, Consumo y Comercialización del Árbol de Marango del gobierno de Nicaragua. Además, constituye un aporte en términos de uso y manejo de aguas de escorrentía y brinda normativas relacionadas con la ley de aguas del país” explicó Estela Alemán, representante del CATIE en Nicaragua.

El proyecto finalizará en 2017 y en las próximas etapas se espera que los productores apliquen los conocimientos adquiridos en el establecimiento y manejo de viveros de marango, así como seguir con las pruebas de purificación de aguas y desarrollar un protocolo para la construcción de prototipos.

Una vez que se validen los usos y beneficios del marango como alternativa para tratar agua contaminada se buscará difundir su uso a mayor escala como una herramienta para la adaptación al cambio climático.

 

Mayor información:

Justo Castro

Coordinador del Proyecto

CATIE, Nicargua

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.